Blog

administrador de fincas en Madrid

Cómo optimizar los costes de una comunidad de propietarios

La crisis financiera global, que hemos vivido, ha puesto de manifiesto la necesidad de reducir nuestros gastos. En nuestra vida diaria, familiar o comunitaria. Desde nuestro servicio de administrador de fincas en Madrid, sabemos que los recibos de la comunidad son otro gasto mensual importante. Ni que decir tiene la psicosis que desencadena la palabra “derrama” en una reunión de propietarios. Somos conscientes de la necesidad generalizada de ahorrar y reducir nuestras facturas, por ello en este post vamos a abordar diversas cuestiones para minimizar el gasto propio de una comunidad de propietarios.

 

Tener en cuenta las consecuencias de una decisión antes de tomarla es vital para conseguir el ahorro deseado, sin renunciar a las prestaciones y comodidades actuales. Si, por ejemplo, decidimos reducir la potencia de la luz en las zonas comunitarias, será necesario reparar en la potencia mínima para que el ascensor funcione. La reducción de costes suele suponer un detrimento del servicio o producto. Por eso lo más adecuado es optar por la optimización, que  nos permite mantener la calidad a un precio inferior, mejorando así el aprovechamiento de los recursos disponibles.

 

Desde CEESA queremos señalar que lo más importante es sopesar bien todas las decisiones que se toman. Si nos precipitamos podemos pagar más a la larga y eso sería un “pan para hoy y hambre para mañana” en toda regla.

 

Los propietarios pueden considerar necesario reducir los honorarios de su administrador de fincas y, por supuesto, están en su derecho. No obstante, no todos los asesores tienen la misma capacidad para conseguir optimizar los costes generales que se producen en una comunidad de propietarios. Un coste más elevado en este tipo de servicio puede suponer una mejor gestión de los recursos de la comunidad, que permita reducir los costes y conseguir el objetivo de ahorro.

 

El principal factor para minimizar las facturas es contar con una gran capacidad de negociación que permita conseguir los mejores servicios de los proveedores a un precio más reducido, minimizando los gastos de determinadas partidas. Contar con un servicio de asesoramiento a este nivel puede ser más una inversión que un gasto, cuando el ahorro conseguido superará con creces su coste.

 

Conseguir los precios más justos, evitar el despilfarro y llevar un control exhaustivo sobre las cuentas y obligaciones de la comunidad de propietarios son las principales tareas de un administrador de fincas. Algo básico para conseguir optimizar los costes comunitarios y reducir el importe de sus facturas.

Crear comentario