Blog

asesoría contable en Madrid

Consecuencias contables y fiscales de las aportaciones a una sociedad

En la gestión de una pequeña sociedad suelen surgir problemas relativos al pago de determinados productos o servicios, necesarios para el desarrollo de la actividad. Estas incidencias suelen aparecer más frecuentemente en las sociedades cuyo capital social está limitado en 3000 euros. Este importe, no demasiado elevado, puede dar lugar a que la tesorería de la sociedad no pueda hacer frente a determinados pagos. En estos casos, suele ser habitual que los socios tengan que realizar aportaciones dinerarias con las consecuentes implicaciones contables y fiscales. Desde nuestra experiencia como asesoría contable en Madrid te contamos de qué manera se pueden realizar estas aportaciones de la forma más adecuada posible.

Existen tres formas fundamentales de formalizar estas aportaciones adicionales por parte de los socios:

  1. La opción más adecuada, pero la menos empleada por los costes que supone, es realizar una escritura que refleje la ampliación de capital. Además, dicha aportación deberá ser validada por la sociedad, que tras formalizarla públicamente deberá inscribir esta operación en el Registro Mercantil.
  2. Otra alternativa plausible es realizar dicha aportación simulando un préstamo de los socios a la entidad con devengo de tipo de interés de mercado. Es decir la sociedad deberá devengar un interés similar al que le exigiría una entidad bancaria para prestarle esa cantidad de dinero.
  3. Finalmente, se podrán registrar las aportaciones de los socios en la cuenta 118, aunque deberá alcanzarse previamente un acuerdo de la Junta General de la sociedad. Como asesoría contable en Madrid podemos asegurar que este tipo de cuenta podrá emplearse para diversos objetivos, sin que su uso sea exclusivo para compensar las pérdidas, si las hubiera. El Plan General Contable, PGC, establece que en virtud de determinadas operaciones que no generen pasivos, se podrán incluir los elementos patrimoniales entregados por los socios.
En CEESA sabemos las dificultades que entrañan este tipo de operaciones, en cuanto a consecuencias contables y fiscales. Recurrir a un asesoramiento profesional es la mejor opción para realizar cualquier operación de este tipo de forma correcta y evitar dolores de cabeza y problemas futuros en caso de inspección.

 

Crear comentario