Blog

administrador de fincas en Madrid

¿Qué hacer con los vecinos morosos?

Cuando alguno de los vecinos de una comunidad de propietarios deja de hacer frente al pago de las cuotas mensuales se convierte en moroso. Este es, sin duda, uno de los mayores problemas a los que debe enfrentarse la economía comunitaria. Como administrador de fincas en Madrid estamos acostumbrados a ver este tipo de casos y, sabemos bien, que la mejor forma de actuar es vigilar y prevenir, con el objetivo de que no se acumule la deuda. El mejor modo de conseguir que no se incremente el número de cuotas adeudadas será notificar al propietario el impago de la comunidad ya sea por carta ordinaria, certificado o correo electrónico.

 

La severidad de las medidas realizadas ante la presencia de un vecino moroso dependerá del estado de la deuda. Cuando los avisos no son tenidos en cuenta se pueden desplegar políticas más drásticas. El primer paso para iniciar la reclamación de la deuda vía judicial, es aprobar en la junta de propietarios ordinaria, las iniciativas que se van a desarrollar para la reclamación. Es necesario detallar la propuesta en la convocatoria, las cuotas adeudadas en el acta y su inmediata certificación.

 

Desde CEESA queremos poner de manifiesto que, llegados a este punto, se le otorgará una última oportunidad al vecino moroso para que pague su deuda. Si no lo hace, deberá abonar las cuotas adeudadas, así como todos los gastos relativos a la reclamación, según establece el artículo 21 de la Ley de Propiedad Intelectual.

 

La labor de cualquier administrador de fincas es hacer cuadrar las cuentas de la comunidad y conseguir que los vecinos morosos abonen sus cuotas. Obviamente, siempre será más beneficioso para todas las partes implicadas en el proceso llegar a un acuerdo. Un pleito supone un gasto considerable y un tiempo precioso en la resolución del conflicto. Un buen acuerdo puede ser el abono de la deuda de forma paulatina por parte del vecino molesto.

 

Este tipo de casos suele darse con frecuencia, siendo motivo de conflicto entre vecinos y propietarios. Por ello, contratar un servicio profesional de administración de fincas es una buena medida de atajar este mal endémico de las comunidades de propietarios.

Crear comentario